mundo de warhammer

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: mundo de warhammer

Mensaje  Draco Ignis el Lun Mayo 25, 2009 2:46 pm

Continuo con los otros dos ordos principales.

Ordo hereticus:
Spoiler:
A spiritu dominato,
Domine, libra nos,
del rayo y la tempestad,
Emperador, libranos
de la peste, la tentación t la guerra.
Del azote del Kraken.
Emperador, libranos.
De la blasfemia de los Descarriados.
Emperador, libranos.
De los engendros demoniacos.
Emperador, libranos.
De la maldición de los mutantes.
Emperador, libranos.
A morte perpetua,
Domine, libra nos.
Porque solo la muerte pueden esperar de vos,
ninguno se librará de vos,
ninguno será perdonado por vos,
te lo rogamos, destrúyelos.
Las hermanas de batalla del Adepta Sonoritas
son la elite del brazo armado de la Eclesiarquía y, mediante pactos
ancestrales, forman la cámara militante del Ordo Hereticus. Empuñando
la trinidad sagrada del bólter, el rifle de fusión y el lanzallamas,
las hermanas son conocidas en todo el Impero como el azote del traidor,
el mutante y la bruja.

El Adepta
Sonoritas, también denominada la Hermandad, remonta sus orígenes al 36º
milenio, a la oscura y distante Era de la Apostasía. Fue el Alto Señor
Vandire, el demente que casi logró hacerse con el control total del
Imperio, quién descubrió en el apartado mundo de San Leor a una secta
de mujeres guerreras conocidas como las Hijas del Emperador. Vandire
codició esta comunidad, ya que vio en ella a un cuerpo de guerreras a
las que podría convertir en una escolta personal mortífera y leal si
lograba someterlas a su voluntad. Por eso viajó hasta San Leor, pero
las Hijas del Emperador atrancaron las puertas de su templo para que no
pudiese entrar. Vandire declaró que el Emperador lo protegía y les dijo
que presenciarían un hecho que probaría su afirmación más allá de toda
duda. Entonces ordenó a uno de sus guardias que le disparase en el
pecho; cuando un halo de luz cegadora y pura lo rodeó, las hermanas se
arrodillaron ante él, convencidas de que había sido bendecido con la
autoridad divina del Emperador. Muchas décadas después de aquel
incidente descubrieron que el Alto Señor llevaba un rosarius, una
reliquia sagrada que contenía un potente generador de campo de
conversión. Pero las hermanas nunca habían oído hablar de aquel objeto
y su ardid las convenció. De esta forma se convirtieron en la guardia
personal de Vandire.

Mientras
continuaba la infame Era de la Apostasía, el reinado de sangre de
Vandire llevó la miseria y los conflictos a gran parte del Imperio.
Entretanto, el Alto Señor había caído en los delirios y la tiranía y
fue entonces cuando apareció un joven llamado Sebastián Thor que,
precendete del lejano mundo de Dimmamar, desafió su gobierno. Los
sermones apasionados de Thor en los que predicaba contra la corrupción
de Vandire habían arrastrado también a la Eclesiarquía y al Imperio y
millones de personas se levantaron contra el gobierno del Alto Señor de
Terra acomopañado de su escolta personal, a las que llamaba las
“Consortes del Emperador”.

Vandire se
enfrentaba a las fuerzas combinadas de cuatro capítulos de Marines
Espaciales y un vasto contingente del Adeptus Mechanicus, pero, aun
así, se resistía a la posibilidad de su propia caída. Aunque sus
fuerzas fueron mermadas considerablemente y sus oficiales desertaban a
la menor oportunidad, las Consortes del Emperador permanecieron firmes
a su lado y el asedio se alargó sin ninguna fuerza lograra romperlo.

En
el punto más álgido del conflicto, apareció una nueva fuerza. Se
trataba del Adeptus Custodes, la guardia pretoriana del propio
Emperador, que había permanecido resguardada de la carga y descubrió el
alcance de los crímenes de Vandire tras reuhirse en secreto con los
maestros de los capítulos del Adeptus Astartes que asaltaban el palacio
eclesiarcal. Los custodes se deslizaron por conductos y psadizos
subterráneos construidos hacia milenios y llegaron hasta la cámara de
audiencias de Vandire. Las Consortes del Emperador los desafiaron
inmediatamente, pero el líder de los custodes, un centurión de las
compañías, pidió parlamento. El centurión bajó las armas y pronunció
una súplica apasionada a las Consortes del Emperador tratando de
convencerlas de que servían a un ser diabólico y de que renunciaran a
sus votos de lealtad al Alto Señor. Aunque habó durante más de una
hora, la líder de las consortes, Alicia Dominica, permaneció impasible
frente a sus razonamientos y, cuando el centurión vio que cogía sus
armas, le hizo una última propuesta. Dejó a sus hombres como rehenes y
condujo a Dominica y a sus tenientes por los pasadizos secretos bajo el
palacio.

Las Consortes del Emperador
siguieron al centurión durante kilómetros de túneles oscuros y húmedos
hasta que llegaron a una puerta, un portal espantoso custodiado por un
severo Adeptus Custodes. La puerta irradiaba una luz dorada y el
centurión explicó a Dominica lo que estaba a punto de suceder.

La
puerta se abrió y las seis Consortes del Emperador caminaron sobre el
suelo más santificado de toda la galaxia. Aunque no existe constancia
escrita de lo que allí ocurrió, se cree que las hermanas fueron
llevadas ante la presencia del propio Dios Emperador de la Humanidad.

Es
evidente que una gran verdad les fue comunicada a Dominica y sus
hermanas, pero los que han tratado de averiguar la naturaleza de tal
verdad han pagado cara su osadía sufriendo la peor de las muertes.

Cuando
las seis hermanas volvieron a emerger tras la puerta, sus miradas
estaban impregnadas de un odio profundo. Atravesaron los pasadizos
secretos y se dirigieron con celeridad a la cámara de audiencias de
Vandire. Dominica habló a las Consortes del Emperador allí reunidas
mientras el Alto Señor hacía caso omiso a sus palabras trazando el plan
de defensa de su palacio.
Dominica
declaró la traición del Alto Señor, los actos diabólicos que había
perpetrado y, lo peor, los que su orden había cometido en su nombre.
Mientras hablaba, las arfmas cayeron al suelo en silencio y, una a una,
las defensoras avanzaron hacia la entrada. Vandire levantó la vista de los mapas y los planos y se enfrascó en
otra diatriba sangrienta de defensa de su reino. Pero, como respuesta a
sus palabras, solo recibió el silencio de las consortes indignadas.

Dominica
se adelantó para pronunciar unas palabras, palabras que en la
actualidad están grabadas en la tumba de la Hermana de Batalla:
“Habéis cometido la máxima herejía. No solo habéis traicionado al
Emperador y os habéis apartado de su luz, sino que habéis destruido
todo lo que él se ha esforzado en construir. Habéis pervertido y
deformado el camino que ha dispuesto para la Humanidad. Tal y como se
afirma en vuestros decretos, no existe piedad alguna por tales crímenes
ni piedad para tamaño criminal. Renuncio a vuestra soberanía; os
asociáis con la oscuridad y no se os puede permitir seguir con la vida.
Vuestra sentencia se ha postergado ya mucho tiempo y ha llegado la hora
de que muráis”.

El
Alto Señor negó con la cabeza y pronunció sus últimas palabras: “No
tengo tiempo para morir… ¡Estoy demasiado ocupado!”. Alicia Dominica
decapitó a Vandire con un solo movimiento de su espada de energía,
partiendo en dos su rosarios. El reinado de la sangre había llegado a
su fín.

Tras la muerte de Vandire,
Sebastián Thor fue declarado Eclesiarca e inició un periodo de reformas
profundas en la Eclesiarquía. Los Altos Señores de Terra temían que
volviera a repetirse el Reinado de Sangre de Vandire y, por ello,
instauraron el “Decreto Pasivo”, en el que prohibían que la
Eclesiarquía formara “hombres armados”. De todas formas, Thor ordenó
formalmente a Dominica que fundase la orden de las Apdeta Sonoritas,
con lo cual se ceñía a las palabras (aun que no al espíritu) de tal
decreto, pues todas las guerreras eran mujeres.

Al
final de la Era de la Apostasía surgió una nueva organización: El Ordo
Hereticus. Esta organización se formó inicialmente para que una
calamidad como la Era de la Apostasía no volviera a repetirse jamás en
el Imperio, pero, con el tiempo, se encargó no solo de la herejía
doctrinal, sino también de las divergencias genéticas y psíquicas. Tras
la formación de las Órdenes Militantes, los maestros del Ordo Hereticus
y los grados más altos de las Adepta Sonoritas se reunieron en la
Asamblea de Nephilim para firmar un documento en el que se reconocía a
la Hermandad como la Cámara Militante del Ordo Hereticus. Los detalles
exactos del acuerdo nunca se han revelado, pero algunos piensan que
tenían que ver con los conocimientos adquiridos por Dominica y sus
compañeras cuando estuvieron en presencia del Trono Dorado del
Emperador. Tan peligroso debía ser ese conocimiento que hizo necesario
que las dos organizaciones se unieran, lo que pruena el peso de la
labro que cargan el Adepta Sonoritas y el Ordo Hereticus. Otros piensan
que la Asamblea tenía el propósito de restringir el poder de la
Eclesiarquía y aprovechó el hecho de que las Sororitas eran una fuerza
leal y entusiasta que podía usarse para reforzar las órdenes del recién
formado Ordo (haciendo así la vista gorda al espíritu del Decreto
Pasivo). Sea cuál fuere la verdad, los que osan buscarla sin la
bendición de los altos grados de ambas organizaciones solo encuentran
una muerte lenta y dolorosa en las cámraas más recónditas y horribles
del Ordo Hereticus o una muerte igualmente dolorosa y temible a manos
de las Adepta Sororitas.


Ordo Xenos:
Spoiler:
La ordo Xenos es otra de las divisiones por las que se organiza la
Inquisición. Este ordo se encarga de destruir toda señal de razas
alienígenas que puedan resultar ofensivas contra la humanidad. La orden
militante de esta Ordo son los Guardianes de la muerte (que
describiremos a continuación)l. Los inquisidores que pertenecen a esta
orden son similares a los de la Ordo Malleus y su misión puede resultar
en ocasiones muy similar. Normalmente estos inquisidores suelen buscar
las datos de razas ajenas a la humanidad, que habiten en el interior
del territorio Imperial e investigar los posibles casos de intenciones
agresivas.

Los Marines Espaciales del Adeptus Astartes son los
guerreros más poderosos en el Imperio y su furia en la batalla es
legendaria. Pero hay razas alienígenas cuyo mal está más allá de la
comprensión humana y seres que existen fuera del espacio real que
buscan zambullirse a la Humanidad en el reino del Caos. Enfrentarse a
tales enemigos exige unos guerreros los cuales entrenan sus corazones y
sus almas para resistir los extremos del dolor y terror cuya fe en el
Emperador es tan firme como fuerte. Desde el alba del Imperio los
Marines Espaciales han luchado contra estos enemigos y los han
derrotado. Ellos son los Guardianes de la Muerte.

En
los campos de batalla del universo, los sirvientes del Emperador deben
emprender la guerra contra la maldad de las razas alienígenas. A
menudo, la primera, última y

única
línea de defensa contra estas abominaciones son las figuras misteriosas
de negra armadura que luchan con una habilidad sobrenatural y gran
dedicación. Durante la batalla, estas figuras desaparecen tan
rápidamente como llegaron, no dejando ningún rastro de las criaturas
contra las que lucharon o incluso su presencia allí. Estos marines son
los guerreros mejor entrenados del Imperio. Ellos son los Guardianes de
la Muerte.

Los Guardianes de la
Muerte forman la Cámara Militante del Ordo Xenos, la rama de la
Inquisición cuya misión es el estudio, contención y, en la mayoría de
los casos, exterminio de razas alienígenas. Sin embargo, no es un
Capítulo unificado de la misma forma que los Caballeros Grises del Ordo
Malleus. Los Marines Espaciales de los Guardianes de la Muerte son
arrastrados de muchos Capítulos diferentes, los cuales han jurado a los
sagrados juramentos mantener a los enemigos del Imperio lejos de éste.
Especialmente entrenados y listos para desplegares sin previo aviso,
estos guerreros del Imperio son capaces de cumplir su misión en un
periodo relativamente corto de tiempo y desaparecer.

De
las esquinas de la galaxia, en el mismo corazón del Segmentum Solar,
allí existen razas alienígenas que amenazan la existencia de la
Humanidad. Cada Capítulo Astarte y las posiciones de los regimientos de
la Guardia Imperial están listas para luchar estas razas, pero los
Guardianes de la Muerte se han entrenado para luchar a los alienígenas
especialmente desde que su principio, desde hace miles de años. Muchas
razas alienígenas, como los C'tan y los Necrontyr han quedado inactivas
durante miles o incluso millones de años y los Guardianes de la
Muerte desempeñan la función de centinelas en esos mundos, preparados
para luchar si ellos logran despertar una vez más. Más peligroso que el
más violento Waaghh! de los Orkos, estas razas eran antiguas antes de
que los humanos se arrastraran por los océanos y su mal está más allá
de la medida racional de las cosas.

Los
miembros de las escuadras de Guardianes de la Muerte son voluntarios
procedentes de todos los Capítulos de Marines Espaciales que cumplen a
rajatabla el Codex Astartes. Como las escuadras están compuestas por
Hermanos de Batalla de diferentes Capítulos, es esencial el seguimiento
de una doctrina común. En la Franja Este del Imperio, la fortaleza
inquisitorial de Talasa Prime ha reclutado, adiestrado y equipado
escuadras procedentes de los Capítulos Ultramarines, Cuchillas del
Emperador y Lamentadores para ponerlos al servicio del Emperador ante
la amenaza tiránida.
avatar
Draco Ignis
n00ber
n00ber

Masculino Reputación : 0 ORIONES ORIONES : 17
Pts de Aportes Pts de Aportes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: mundo de warhammer

Mensaje  Draco Ignis el Lun Mayo 25, 2009 2:58 pm

Offico asesinorum:
Spoiler:

Asesinos imperiales en Warhammer 40,000

Gobernar el Imperio galáctico de la Humanidad requiere una autoridad absoluta, y
ésta necesita ser reforzada por el uso de un poder total. En su forma
más basta, el poder significa ejércitos de guerreros, máquinas de
guerra y naves de combate, pero también puede ser aplicado de forma más
sutil para conseguir los objetivos deseados. Coerción, soborno,
amenazas, chantaje o asesinato son armas a disposición de quien
gobierna. Para ello, el Imperio ha desarrollado varias instituciones
para estudiar, perfeccionar y explotar estas armas a tope; antiguas
instituciones que se remontan más allá de la Gran Cruzada hasta el
nacimiento del Imperio. Una de tales organizaciones es el Oficio
Asesinorum.

El Oficio Asesinorum,
o Departamento de Asesinos, es una de las organizaciones más secretas
del Imperio. Su oculto Gran Maestre es uno de los Altos Señores de la
Tierra, el grupo de increíblemente poderosos individuos cuyas
decisiones afectan a incontables billones de personas en todo el
Imperio.

Sólo los Altos Señores de la Tierra pueden dar la autorización última para el empleo de los Asesinos, por miedo a que sus propias armas puedan ser empleadas en su
contra. Se dice que en el pasado los Altos Señores emplearon a los
asesinos para sus propios fines, y un reinado de terror se extendió
incluso por la propia Tierra. En las anárquicas Guerras de Vindicación,
el propio Gran Maestre de los asesinos cayó ante la hoja de uno de sus
súbditos. Desde entonces los Altos Señores han tenido especial cuidado
en controlar el Oficio Asesinorum de tal forma que, en teoría, sólo los
traidores y los herejes tienen que temerlo.


El Oficio Asesinorum es considerado por lo pocos individuos que conocen
su existencia como el arma definitiva de destrucción y diplomacia. En
un Imperio que se extiende por toda la Galaxia, hay muchos que piensan
que pueden desafiar a la autoridad central. Algunos simplemente buscan
su independencia del Culto Imperial y de un Imperio gobernado por doce
hombres sin rostro en nombre de un Emperador muerto. Otros han caído
bajo la dominación de los Genestealers o han sido seducidos por las
promesas del Caos. Este es el campo de batalla de los Asesinos - los
perdidos y los ambiciosos, los idiotas y los pervertidos, deben ser
purgados por el bien de la Humanidad.


No se puede permitir que haya herejes enfrentados al Imperio o sus
estúpidas ideas se esparcirían por la Galaxia como una infección
cancerígena, destruyendo lo que ya es una organización muy frágil. Los
Gobernadores Planetarios de todo el Imperio deben comprender que el
abuso de su poder resultará en su enfrentamiento con la justicia de la
espada y la pistola. Algunos pueden evitar a los Jueces de los Adeptus
Arbites, otros pocos pueden derrotar a la Guardia Imperial y los
Adeptus Astartes, pero hasta ahora ninguno ha podido escapar del Oficio
Asesinorum.
El Arte de la Muerte

Los Asesinos comienzan su entrenamiento en la juventud, cuando son elegidos
de entre la progenie de mundos muertos, sociedades salvajes y las más
peligrosas ciudades-colmena del Imperio. El entrenamiento comienza
incluso en la propia nave que regresa a la Tierra, con los instructores
del Oficio poniendo a prueba sin piedad a sus pupilos. Los débiles o
atolondrados son eliminados antes incluso de subirse a las naves, y en
el viaje subsiguiente los cobardes o que tengan poco estómago son
eliminados mediante tests de determinación y disciplina.


Los reclutas deben sobrevivir con poca comida o aire durante días.
Deben enfrentarse mutuamente sin cesar en combates con y sin armas, en
condiciones de oscuridad total o luz cegadora, desde gravedad cero a
presiones insoportables, calores sofocantes o frío polar. Cuando llegan
a la Tierra suelen quedar apenas una décima parte de los que comenzaron
el viaje, aunque en ocasiones las naves han llegado vacías al
demostrarse que ninguno de los reclutas era digno de semejante puesto.


A su llegada a la Tierra los nuevos son dividios entre los ocultos
templos del Oficio Asesinorum. Sus entrenamientos se vuelven entonces
más rigurosos, ya que cada templo lleva a sus hombres y mujeres al
límite. Los días se pasan combatiendo con máquinas de combate capaces
de aplastar a un hombre, luchando a muerte con otros hincados o
especializándose en el uso de diversas armas y técnicas marciales. Cada
tempo tiene sus maneras y secretos antiguos, cubriendo cada uno un
aspecto distinto del arte del asesinato. Hay muchos templos, algunos de
los cuales son conocidos y muchos otros que permanecen en total
secreto. Un ejemplo de los más ocultos es el Templo Culexus que emplea
temibles asesinos psíquicos. Por ello, cuando los Altos Señores de la
Tierra eligen sus herramientas entre los letales discípulos del Oficio
Asesinorum, se aseguran de que les sirven solamente las más selectas y
eficientes máquinas vivientes de matar.



Asesinos Vindicare


"Exitus Acta Probat"
"El fin justifica los medios
"

El Templo de Asesinos Vindicare se especializa en los asesinatos de venganza y castigo. Los Asesinos Vindicare llevan a cabo asesinatos fríos y sin sentimientos que eliminan al objetivo con una facilidad atemorizante. Su objetivo es llevar una muerte infame y deshonrosa a los enemigos del Imperio a través de la bala de un
francotirador, habiendo elevado las habilidades de los tiradores de
élite a la categoría de arte. Para completarlo, los Templos Vindicare
ponen un especial énfasis en las técnicas de evasión además del
entrenamiento normal en armas. Una de las máximas del Templo es que un
trabajo limpio sólo puede realizarse desde la mejor posición de tiro
posible. Los Asesinos Vindicare pueden pasarse semanas buscando el
mejor ángulo de tiro para un trabajo, y después pasarse días en su
posición esperando el momento preciso para enviar su mensaje.


Las habilidades de un Templo Vindicare se emplean comúnmente para
eliminar a aquellos que usan sus oratorias inflamatorias para alzar a
las masas descontentas, replicando a la sedición con el aparentemente
divino castigo de un invisible francotirador solitario. Muchos falsos
Mesías han caído con una bala Vindicare en su cerebro mientras
predicaban su credo. Los políticos rebeldes y los líderes
revolucionarios que hablan abiertamente contra la sabiduría del Imperio
temen constantemente recibir en el rostro semejante envío. Cuando tales
personajes carismáticos mueren a manos de un invisible sirviente del
Emperador, sus seguidores pronto pierden su ilusión y se vuelven
temerosos. De esta forma muchas herejías han sido frenadas con un solo
disparo.

Los Asesinos Vindicare siempre son muy demandados para apoyar a las
fuerzas Imperiales en cualquier campo de batalla. Comandantes
alienígenas demasiado exitosos o psíquicos fuera de control pueden caer
rápidamente ante el punto de mira de un Vindicare. En un recordado
(pero cuidadosamente acallado por el gobierno) incidente, un asalto
masivo de los Eldar en la Campaña de Lammas
fue frenado por un solitario Vindicare escondido en lo alto de una
torre. El avance Eldar se detuvo en seco cuando una veloz sucesión de
disparos terminó con el Vidente, los Exarcas y las dotaciones de las
Plataformas de Apoyo. Cuando los Eldar enviaron a sus exploradores
hacia la torre, entraron en ella para hallarla desierta y abandonada.


Asesinos Callidus

"Somos las herramientas asesinas del Imperio, vivimos para honrar al Templo Callidus y para morir al servicio del Emperador."

El Templo Callidus es el más sutil de los antiguos templos ocultos del
Oficio Asesinorum, especializado en el engaño magistral de los enemigos
del Imperio.

Los métodos de los Callidus son de una sutilidad y astucia completas. Son a menudo
empleados en situaciones en las que la interferencia directa del
Imperio podría causar un resentimiento en el delicado balance de poder
mantenido por los Altos Señores de la Tierra. Los Asesinos Callidus son
la herramienta definitiva para los ambiciosos que emplean la
diplomacia, los sobornos y la corrupción para mejorar su posición.
Tales individuos juegan un peligroso juego entre los bastidores del
poder, riéndose del Imperio mientras en público se comportan como los
más leales sirvientes.

Las técnicas que el Templo Callidus emplea para derribar a sus objetivos son muchas
y variadas, y pueden ir más allá del simple asesinato del infractor.
Los Callidus llevan a cabo muchas operaciones encubiertas que pueden
involucrar a varios Asesinos infiltrados en una determinada
organización durante meses o años. Su meta es llegar lo más cerca
posible del objetivo para llevar a cabo su misión de forma impecable.
Esta puede implicar tanto el forzar un cambio de opinión en una
decisión importante como el asesinato directo si llega el momento.

Para conseguir un resultado óptimo en sus acciones
el Templo Callidus recurre al uso especializado de la droga
cambia-formas "Polimorfina". Una inyección de Polimorfina permite a un
Callidus veterano cambiar su apariencia externa. Bajo la influencia de
tal droga el cuerpo de quien la emplea sufre cambios dramáticos, que
sólo un individuo completamente entrenado puede mantener bajo control.
Esencialmente, a nivel celular, los vínculos que unen las células de
huesos, carne y nervios son disueltas por la droga Polimórfica,
permitiendo durante un breve instante que el usuario modifique sus
estructura. Pueden alargar sus huesos, estirar su piel, cambiar el
tamaño y forma de sus músculos, o convertir las células de proteínas en
grasa y viceversa. Una vez que la droga ha cumplido su trabajo, los
nexos entre las células se reestablecen y el Asesino habrá cambiado su
apariencia hasta que una nueva inyección de Polimorfina le permita
modificarla de nuevo.

Todos los Asesinos del Templo Callidus están entrenados en el uso de la
Polimorfina. Solamente con la Polimorfina un Asesino Callidus puede
llevar a cabo la suplantación de cualquier humano que deseen, desde una
hermosa joven hasta un achacoso vejestorio. Sin embargo, los Adeptos
Médicos del Imperio han desarrollado también una amplio surtido de
implantes quirúrgicos que permiten a un Callidus imitar a cualquier
miembro de una raza alienígena, como Orkos y Eldar. Los implantes
consisten en flexi-cartílago y piel sintética endurecida similar a la
usada en las armaduras de los Marines Espaciales. Cuando el Asesino
está en su forma normal estos implantes permanecen "durmientes" bajo su
piel o en sus huesos. Sólo cuando la Polimorfina es inyectada estos
implantes reaccionan a los estimulantes que lleva la droga, mutando
hacia las formas genéticamente implantadas en su creación, permitiendo
al Callidus transformar su cuerpo en la grotesca figura chaparra de un
Orko o en la ligera gracia de un Eldar. ¡Los más asombrosos y
horripilantes de estos implantes son los que permiten a un Callidus
adoptar la odiosa forma de un Genestealer!


Mientras está empleando la Polimorfina un Callidus debe tener control
completo de su cuerpo así como una empatía total con el sujeto que está
intentando replicar. El alto nivel de disciplina requerido por las
complejas formas ritualizadas de combate también permiten alcanzar a
los Asesinos la calma y paz interiores requeridas. A través de los
siglos, los Maestros del Templo Callidus han aprendido que los cuerpos
femeninos y los psíquicos son mucho más adecuados para sufrir estos
cambios, y es cierto que las mujeres superan con mucho a sus compañeros
hombres en estas tareas camaleónicas.


Los Callidus superan años de riguroso entrenamiento en el uso de la
Polimorfina hasta convertirse en máquinas vivientes de matar al
servicio de su Templo. Como parte de su entrenamiento, los Callidus
también se especializan en antiguas y secretas técnicas de artes
marciales. Esto los hace letales en multitud de estilos de lucha, ante
los cuales incluso los enemigos más entrenados sufrirán para encontrar
una defensa. Un Asesino Callidus debe moverse entre sus enemigos como
si fuese uno de ellos, por lo que su elección de armamento siempre está
limitada a las circunstancias, teniendo que luchar muchas veces con sus
manos desnudas. Sea como sea, un Asesino Callidus es tan letal
desarmado como equipado con las pequeñas y manejables armas
reglamentarias de su Templo.

En el campo de batalla, un Asesino Callidus es desplegado detrás de las
líneas enemigas, donde pueden emplear sus asombrosos poderes para
infiltrarse en el ejército rival. Normalmente eliminan a un personaje
relevante y ocupan su lugar, vistiéndose con su equipo y empleando la
Polimorfina. Los Asesinos Callidus pueden asumir la identidad de
prácticamente cualquier persona, pudiendo acercarse a los comandantes
enemigos o a los psíquicos más poderosos, influyendo en sus decisiones
si es posible o matándolos cuando la oportunidad así lo dicte.


avatar
Draco Ignis
n00ber
n00ber

Masculino Reputación : 0 ORIONES ORIONES : 17
Pts de Aportes Pts de Aportes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: mundo de warhammer

Mensaje  Draco Ignis el Lun Mayo 25, 2009 3:00 pm

Spoiler:
Asesinos Eversor

"Sembrasteis las semillas de la condenación y yo cosecharé las almas de los malditos. Temedme, pues soy vuestro Apocalipsis."
El Eversor es posiblemente el más aterrador de todos
los Templos del Oficio Asesinorum. Los Eversor se especializan en
tácticas de choque y terror, instilando el miedo al castigo Imperial en
los corazones y mentes de todos los que poseen poder. Los Asesinos
Eversor son usados principalmente contra gobernadores rebeldes que
tienen planes de moverse contra el Imperio con una fuerza armada de
renegados. En lugar de enfrentarse a esta amenaza con una gran y
costosa guerra que consumiría recursos preciosos y dejaría algún
planeta arrasado, los Altos Señores pueden admitir el empleo de un
Asesino Eversor. Un Eversor raras veces tiene un único objetivo. Su
misión será arrancar el corazón de cualquier operación rebelde a través
de la destrucción masiva y el caos. Tal brutalidad asegura que los
renegados sean totalmente exterminados sin que quede ningún sucesor
para continuar su labor. El enemigo es destruido sin piedad por el
imparable ataque de un Eversor.


Para completar sus sangrientos objetivos, el Templo Eversor entrena a
sus Asesinos para ser asesinos despiadados totalmente dedicados al
Imperio y su causa. Usando técnicas especializadas de genética y
biología humana, cada Asesino Eversor es mejorado para ser convertido
en una máquina sobre-humana de matar. Sus cuerpos se fuerzan al límite
de su resistencia mediante el uso de avanzados implantes biónicos y
alteraciones genéticas. Además el Templo Eversor ha desarrollado un
amplio rango de drogas de combate que pueden alterar el estado mental
de un Asesino hasta convertirlo en un psicópata, forzándole a un límite
en ocasiones mortal.

Cada Asesino Eversor desarrolla un hiper-sistema inmunológico para contrarrestar las
toxinas de la mayoría de drogas empleadas por el Templo. Sin embargo,
muchas de ellas también son altamente adictivas. Sin ellas los Asesinos
seguramente morirían, y con ellas se convierten en imparables bestias.
¡El inevitable resultado de esto es que los Asesinos se vuelven adictos
al asesinato! La única forma de mantener a los Eversor bajo control es
tenerlos en crio-suspensión hasta que sean requeridos para alguna
misión. Cada Asesino es mantenido en una cripta de criogenización a
bordo de alguna de las múltiples naves-templo que los Eversor tienen
repartidas por todo el Imperio. Las naves mantienen un constante estado
de alerta, esperando las órdenes de los Altos Señores de la Tierra para
soltar su letal carga humana. Cuando un Eversor es seleccionado para
una misión es llevado de su cripta a una cápsula de desembarco
especial, donde los nexos neuronales le implantan los detalles de la
misión mientras sigue en suspensión criogénica. La cápsula es lanzada
al planeta objetivo, mientras los sistemas de control remoto reaniman
al Asesino dejándolo listo para completar su misión. Cuando la cápsula
impacta el Asesino recobra completamente su conciencia de golpe,
deseoso de completar su sombría tarea. No sabrá el tiempo que lleva en
crio-suspensión - pueden ser meses, años o incluso siglos, pero para él
el tiempo transcurrido entre una misión y otra no será más que un
instante. Sus impulsos psicópatas lo empujarán a matar, y los detalles
de la misión le indicarán exactamente a quienes. Abriendo un sangriento
camino de destrucción a través de las filas enemigas, el asalto de un
Eversor es tan rápido y brutal que sus enemigos raras veces se dan
cuenta de que están siendo atacados hasta que las puertas de su
santuario vuelan por los aires - y entonces ya es demasiado tarde
incluso para gritar.

Los reclutas del Templo Eversor son invariablemente elegidos de entre los novicios
más jóvenes disponibles. Esto es así porque solamente un cuerpo que no
esté plenamente desarrollado puede aceptar las muchas alteraciones
genéticas que se requieren. El proceso de convertirse en un Asesino
Eversor es arduo y largo, cada examen exhaustivo, cada manipulación
genética y cada inyección de droga convirtiendo al recluta en un
prototipo viviente. Al principio, los resultados de los entrenamientos
se emplean para determinar qué tipo de alteraciones son las más
adecuadas. Después de eso comienzan los verdaderos experimentos.

Los maestros del Templo Eversor y los Adeptus
Médicos están constantemente desarrollando y adaptando programas
especiales de genética, bio-implantes y potenciadores químicos que
permitan mejorar el cuerpo del Asesino más allá de lo que cualquier
humano podría lograr.

El Asesino Eversor novicio pasa por una re-estructuración de su esqueleto, que
incrementa su estamina y capacidad aeróbica, permitiéndole luchar
durante días sin cansarse o sentir necesidad de comer. La hipertrofia
muscular permite al Asesino estallar en una furia hiperactiva cuando es
descongelado, acelerando sus funciones cerebrales y reflejos en
combate. Para poder soportar estos cambios drásticos, al Asesino
Eversor se le implanta un segundo corazón. Esto no sólo otorga al
Asesino una supervivencia mayor si uno de sus corazones resultase
dañado en combate, si no que cuando está funcionando al límite ambos
corazones pueden bombear al unísono. Esto asegura que puede mantener el
excesivamente alto ritmo cardiaco necesario para hacer funcionar su
cuerpo bio-químico sin colapsarlo. Si el cuerpo del iniciado sobrevive
a tales implantes y modificaciones, su córtex cerebral también es
mejorado mediante el implante de chips lobotómicos genéticamente
codificados en su cerebro. Estos chips amplifican el estado mental del
Asesino, convirtiendo el desagrado ante los enemigos en una rabia
salvaje, o el deseo de servir al Imperio en una necesidad de cumplir su
misión a cualquier precio. Se implantan nuevos conductos de adrenalina,
mejorando las funciones del cerebro y permitiendo al Asesino hacer
cálculos complejos y tomar decisiones tácticas en cuestión de segundos.
La adrenalina extra también mejora el rendimiento del cerebro en
ambientes de baja atmósfera.

El proceso de convertir a un humano normal en una máquina bio-mejorada no
está exento de peligros. Muchos Asesinos han muerto en la mesa de
operaciones o, más a menudo, de algún efecto secundario no previsto.
Los Adeptus Médicos conocen muchos de estos efectos secundarios, que
pueden ser contrarrestados por implantes glandulares que liberan los
agentes necesarios para evitar su aparición. Sin embargo, todos los
Asesinos Eversor están condenados a no poder estabilizar nunca su
cuerpo. Mientras el Eversor vive puede mantenerlo todo bajo control
usando su hiper-sistema inmunológico y los avanzados córtex cerebrales.
Esto le permite mantener niveles de combinación química saludables
dentro de su cuerpo. Sin embargo, si un corazón o el cerebro fallan, la
mezcla de productos y tecnología reaccionarán rápidamente. A medida que
el control del cuerpo del agonizante Asesino se deteriora, se produce
una combustión espontánea o una horrible explosión.

Asesinos Culexus

"Lo que es desconocido o invisible es lo que inspira el mayor miedo."
Lema del Templo Culexus.


El Templo Culexus es el más siniestro de los Templos de Asesinos. Incluso
en las más altas esferas del Oficio Asesinorum se mira a este Templo
con extrema cautela. La razón no es la forma en la que operan los
Asesinos Culexus, o en sus sucios métodos de asesinar a sus víctimas.
Es por los propios Culexus... Los Asesinos que forman el Templo Culexus
no son elegidos por su salvajismo, sus habilidades de combate o su
devoción, aunque sin duda son requisitos básicos. Primero y más
importante, un Asesino Culexus potencial es elegido porque posee un
raro defecto genético, creando algo que es definitivamente único y
aborrecible por el Imperio.

Cada ser viviente tiene su presencia en la Disformidad, desde donde el alma
entra en el espacio real. Para los no psíquicos esto será poco menos
que una chispa. Para los psíquicos, sin embargo, su alma brilla, como
un faro luminoso que puede ser visto por otros psíquicos y las
criaturas que moran en la Disformidad. Cuanto más poderoso sea un
psíquico, más brillará su esencia en la Disformidad. Los Asesinos
Culexus son especiales porque no tienen, o no parecen tener, presencia
en la Disformidad. Carecen, a todos los efectos y propósitos, de alma.

Este
defecto extremadamente raro ocurre por alguna razón inexplicable en uno
de cada billón de individuos, y muchos lo encuentran inquietantemente
horrible. Aquellos que tienen este defecto son conocidos por el nombre
de Parias o Intocables, y encontrarse con uno es algo que ningún ser
vivo puede olvidar. Su mirada fría y calculadora atrae toda tu
atención; sus ojos son pozos de oscuridad que parecen absorberte hacia
un vacío absoluto. No es raro que los Parias
sean tratados como forajidos o leprosos, rechazados por sus padres y
expulsados de los asentamientos. Las supersticiones locales advierten
que simplemente tocarlos trae mala suerte. Muchos Parias se resignan a
su destino y llevan simples vidas alejadas de los demás, marchándose de
las áreas más pobladas. La Inquisición encuentra a los Parias que se
han convertido en ermitaños, o han sido reducidos al vagabundeo en el
subsuelo de alguna ciudad-colmena.

Durante un corto periodo de tiempo los Intocables eran llevados a la Tierra en
las Naves Negras con otros psíquicos no contaminados. Una vez en la
Tierra eran cedidos para experimentación al Departamento Biológico del
Adeptus Mechanicus. No pasó mucho hasta que un gran número de Parias
estaban pudriéndose en las celdas de laboratorios experimentales.

Tal número de Intocables comenzó a formar una sombra en la Disformidad,
bloqueando incluso al Astronomicón, el vital faro destinado a guiar las
naves por todo el Imperio. Esta fue la primera prueba inquietante de su
potencial. Otras ramas del Administratum, especialmente las que
empleaban numerosos psíquicos en sus filas, se horrorizaron. Pronto
muchos Altos Señores de la Tierra comenzaron a mover los hilos para que
los Parias fuesen declarados herejes, siendo perseguidos y exterminados
por la Inquisición. El Enviado Paternoval de los Navegantes, el Señor
del Adeptus Astra Telepatica y el Maestro del Astronomicón presionaron
al Señor del Administratum para que se convirtiese en un decreto
oficial y poder limpiar el Imperio de semejantes engendros que
amenazaban sus pilares.

Una decisión realmente desafortunada para el Oficio Asesinorum, que había
estado trabajando secretamente en relación con los Magos Biologis y
Genetores del Adeptus Mechanicus para ver si era posible emplear a los
Intocables para asesinar psíquicos. Su trabajo estaba casi completado
tras muchos años de desarrollo de equipo especializado y técnicas de
entrenamiento. Todo estaba a punto de ser arruinado por una caza de
brujas.

El
decreto del Señor del Administratum nunca llegó. El Adeptus Mechanicus
anunció que el "Proyecto Paria" había concluido, realizando un fastuoso
espectáculo de
clausura de los laboratorios seguido de la ejecución de varios
especimenes de prueba. Satisfechos de que no se necesitase ninguna
acción posterior, los Altos Señores de la Tierra devolvieron su
atención a otros temas.

En realidad el Oficio Asesinorum nunca había tenido intención de detener
sus investigaciones. A salvo de cualquier acción oficial en contra de
sus nuevas armas secretas, pudo operar impunemente para ponerlos en
circulación como guerreros. Los Asesinos Culexus reciben el
entrenamiento básico en armas y métodos de asesinato, pero por lo demás
no necesitan mucha preparación adicional. La idea inicial de poder
emplearlos como asesinos dedicados de psíquicos es puesta en práctica
en parte, ya que gracias a su defecto genético tienen una gran ventaja
sobre sus víctimas. Con su vacío psíquico no pueden afectar a psíquicos
rivales, pero sí pueden evitar ser detectados por ellos en su
aproximación. Si logran perfeccionar las técnicas de camuflaje y
escondite físico, su propia naturaleza los esconderá de cualquier
rastreo psíquico.

Es por ello que los Asesinos Culexus son empleados principalmente cuando se atenta
contra poderosos practicantes de los poderes mentales, como psíquicos
descarriados o alienígenas con poderes similares ya sean Videntes Eldar
o Patriarcas Genestealers. La existencia de tales seres es conocida
también por las demás razas, aunque sea sólo a través de las leyendas.
Que un psíquico se vea repentinamente frente a la personificación de su
pesadilla más horripilante es suficiente como para paralizarle el
tiempo necesario para que el Culexus lleve a cabo su tarea sin temer un
contra-ataque.

Y así termina la segunda fuerza del imperio, la inquisición, en la próxima edición las otras dos fuerzas, Adeptus Mechanicus y Guardia imperial.
avatar
Draco Ignis
n00ber
n00ber

Masculino Reputación : 0 ORIONES ORIONES : 17
Pts de Aportes Pts de Aportes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: mundo de warhammer

Mensaje  Draco Ignis el Miér Mayo 27, 2009 11:04 pm

Adeptus mechanicus:
Spoiler:
Es el Adeptus Mechanicus quien controla el conocimiento técnico del
Imperio, preserva los secretos científicos de antaño y quien explora
las nuevas ciencias del cuadragésimo primer milenio.

Origenes
M26 Edad oscura. El Adeptus Mechanicus se funda en Marte como un
mecanismo de supervivencia con el objeto de mantener la tecnología
necesaria para sustentar la vida en el planeta. El Culto construye su
gran altar y sus enormes máquinas de guerra conocidas como Titanes. Las
naves espaciales del culto Mechanicus son incapaces de abandonar el
sistema solar en esta primera etapa.
El Culto Mechanicus o culto a la máquina, reconoce al Emperador como
Señor de la Humanidad, pero no reconoce la autoridad del Culto Imperial
o la Eclesiarquía. En su lugar, el Adeptus Mechanicus sigue sus propias
oscuras y misteriosas estructuras. De acuerdo al Adeptus Mechanicus, el
conocimiento es la suprema manifestación de divinidad, y todas las
criaturas y artefactos que contienen conocimiento son sagradas por
esto. El Emperador es el objeto supremo de adoración porque entiende
prácticamente todo. Las máquinas que almacenan o protegen el
conocimiento de hace tiempo también son sagradas, y la inteligencia
artificial no es menos divina que aquella de carne y sangre. Un hombre
vale sólo la suma de su conocimiento -su cuerpo es simplemente una
máquina orgánica capaz de preservar el intelecto.
El Adeptus Mechanicus controla completamente todo lo relativo al
gobierno, industria y religión de Marte. En los más amplios términos,
la población está dividida en dos partes. La mayor masa de marcianos
son trabajadores esclavos llamados Servidores. Los Servidores no son
completamente humanos, sino criaturas mitad hombre, mitad máquina cuyas
mentes han sido parcialmente programadas para realizar labores
específicas. Los servidores son esclavos del sacerdocio dirigente de
tecnosacerdotes que forman una jerarquía de técnicos, científicos y
líderes religiosos. Los tecnosacerdotes proveen al Imperio con sus
ingenieros y expertos técnicos.

Jerarquía del Adeptus Mecanicus
Fabricador General: El líder del Adeptus Mecanicus es el Fabricador
General de Marte. Es uno de los Altos Señores de Terra y también la
cabeza del Culto Mechanicus en su papel de Magos Mechanicus.
Magus: Los Magus son los maestros de los logros tecnológicos. Existen
muchas divisiones, tales como Magus Tecnicus, Magus Metalurgicus, Magus
Alquimicus, Magus Biologis, etc.
Logos: Los Logos son los logísticos, analistas y estadísticos. Su
propósito es predecir las tendencias futuras y realizar predicciones
sobre gastos y necesidades. Se les considera figuras proféticas.
Genitores: Los Genitores son científicos genéticos. Son muy comunes
dentro del Adeptus Mechanicus y a menudo acompañan a las Fuerzas
Imperiales involucradas en la exploración de nuevos mundos.
Artesanos: Los Artesanos o Constructores diseñan máquinas, edificios,
naves espaciales, armamento y equipamiento militar. Controlan la vasta
fuerza de trabajo de servidores.
Electrosacerdotes: Los Electrosacerdotes son los fanáticos guerreros
cultistas del Adeptus Mechanicus. Viajan a bordo de las naves estelares
y apoyan a los guerreros tecnosacerdotes en combate. El
Electrosacerdote se convierte a sí mismo en una chispeante fuente de
energía eléctrica, destruyéndo todo lo que toca antes de colapsarse por
el esfuerzo.
Ingenieros: Los Ingenieros son agentes del Culto Mechanicus altamente
entrenados que a menudo reciben asignaciones en la Guardia Imperial u
otras partes del Adeptus Terra.
Sacerdotes Rúnicos: Los sacerdotes Rúnicos inscriben runas y entonan
cantos litúrgicos sobre las máquinas como parte de los rituales de
iniciación del Culto. Se les entrena en arcanas ramas del saber
científico, como mecánica intuitiva, especulación e improvisación. Son
famosos por su pensamiento lateral, al que se acude cuando los
procedimientos estándar y la lógica estricta fallan.
Transmecánicos: Son técnicos o ingenieros de servicio que se
especializan en la tecnología de las comunicaciones. Como otros
ingenieros, a menudo pueden ser asignados a otras organizaciones
Imperiales.
Lexicomecánicos: Su propósito es compilar y analizar datos de forma que
puedan ser introducidos en un ordenador-receptáculo central. Pueden
trabajar con la celeridad y acierto de una computadora, agrupando
informes de combate, estadísticas económicas, informes planetarios,
etc. Pueden ser asignados por todo el Adeptus Terra.
Servidores: Los Servidores son máquinas esclavas sin mente de carne
viva y metal sin mentes individuales que obedecen su programación sin
cuestionársela. Los servidores forman la mayor parte de la población de
Marte. Los hay de muchos tipos, desde los pequeños miniciborgs hasta lo
holomats (grabadoras holográficas). El castigo más severo para un
criminal es ser convertido en servidor: se le borra la mente y se le
reprograma para realizar alguna función rudimentaria. Los ex-criminales
llevan una placa de bronce alrededor de su cuello proclamando su crimen
como un aviso para todos los que podrían cruzarse con el
tecnosacerdocio de Marte.

Las Legiones de Titanes
Marte sufrió largos siglos de aislamiento mientras la anarquía
desgarraba el antiguo mundo de Terra. Cuando el Emperador devolvió
Marte de nuevo al Imperio unido, hacía ya mucho que la sociedad
marciana se había convertido en una muy diferente a la de Terra. Una de
las diferencias más importantes y duraderas fue el desarrollo de las
enormes máquinas de guerra conocidas como Titanes. Estas impresionantes
construcciones eran diferentes a cualquier cosa antes vista en la
Tierra, masivas armas de destrucción con forma humanoide potenciadas
por reactores de fisión y armadas con impresionantes cañones. En un
mundo tan desolado como Marte, los Titanes podían avanzar sin esfuerzo
por el paisaje hostil donde meras tropas serían devoradas por los
venenosos polvos de los desiertos de Marte.
Un Titán es un colosal acorazado terrestre potenciado por tecnología
avanzada. Su caparazón blindado es capaz de soportar daños pesados
mientras que su armamento puede nivelar ciudades enteras. Los Titanes
son una de las más potentes armas del arsenal del Imperio. Dentro de
cada Titán, una tripulación de docenas e incluso centenares de
individuos pululan realizando sus tareas, recargando y manteniendo la
gigantesca máquina, y como artilleros de las formidables armas,
apuntando con ellas sobre el campo de batalla.
Cuando el Emperador lideró a la Humanidad en la Gran Cruzada, las
Legiones Titánicas del Adeptus Mechanicus marcharon junto a los Marines
Espaciales. Mientras el Imperio se expandía, el Adeptus Mechanicus tomó
muchos mundos para ellos, planetas en los que se instalaron y
transformaron en Mundos Forja. Estos se convirtieron en las bases para
las Legiones de Titanes por toda la galaxia, tanto que hoy las Legiones
de Titanes se encuentran repartidas por todo el Imperio, desde donde
defienden los dispersos mundos Forja del Adeptus Mechanicus.

La Búsqueda del Conocimiento
El Adeptus Mechanicus está perpetuamente en la búsqueda del
conocimiento. Esta búsqueda toma muchas formas, incluyendo la
investigación y la exploración, pero su realización última es la
búsqueda de los ancestrales sistemas PCE. Los Sistemas PCE fueron
creados gracias a los grandes logros obtenidos durante la Era Oscura de
la Tecnología. Durante esta época, se fundaron miles de colonias
humanas en mundos distantes. Muchas de estas colonias fracasaron en su
intento de supervivencia, otras se perdieron, y la mayoría de las que
sobrevivieron sólo alcanzaron un nivel de economía de subsistencia.
Pero prácticamente todas estas colonias se las arreglaron para mantener
un alto nivel tecnológico gracias a las grandes bases de información
computerizada que se llevaron de la Tierra. Estas masivas bases de
datos computerizadas eran conocidas como Sistemas de Plantillas de
Construcción Estándar (PCE).
Se dice que las PCE comprendían el total del conocimiento humano. Esto
es probablemente cierto en lo que se refiere a avances tecnológicos.
Aunque muchas colonias no necesitaban mucho más que diseños para
maquinaria agrícola, se incluían programas para todo tipo de
construcciones avanzadas tales como matrices de energía nuclear y
reactores de fisión. De cualquier manera, las necesidades de los
primeros colonos eran simples y podían conseguirse con formas de
energía convencionales y relativamente baja tecnología.
Actualmente no existen sistemas completos PCE, y sólo hay unos pocos
ejemplos de impresiones de primera generación -en algunos mundos la
información sobre los ancestrales PCE se considera sagrada y las copias
de diseño se almacenan como textos secretos y reverenciados en el
interior de los templos.
Por miles de años, el Adeptus Mechanicus ha perseguido toda información
sobre PCE. Es su Biblia perdida, el Santo Grial y la copa del
Conocimiento. Cualquier retazo de información es prontamente buscado y
celosamente evaluado. Cualquier rumor sobre un sistema funcional es
seguido e investigado.
Gracias a sus esfuerzos, se ha recuperado mucha información o ha podido
ser reconstruida por el vigoroso análisis y comparación de copias. Pero
el conocimiento técnico más avanzado elude a los Adeptus Mechanicus, ya
que los primeros colonos eran en su mayoría gente sencilla con
necesidades prácticas. Raramente alguien se molestaba de realizar
copias del trabajo teórico y avanzado que contenía las PCE.

Guardia imperial:
Spoiler:
El Imperio del Hombre se expande por todo lo largo y ancho de la
galaxia. La humanidad ha conquistado las estrellas, desde Kaledon, más
allá del Segmentum Obscurus, hasta los Mundos Lojos, en la Franja Este.
Pero, a pesar de su alcance y su incuestionable poder militar, la
humanidad se ve amenazada por sus enemigos. Infinidad de razas
alienígenas, hambrientas bestias despiadadas y crueles incursores se
enfrentan al Imperio desde fuera, mientras los herejes, traidores y
criaturas peores lo desestabilizan desde dentro. De todas las defensas
del Imperio, hay una en la que se confía por encima de todo: una fuerza
militar, nunca antes conocida en la historia. Se trata de la Guardia
Imperial. La Guardia Imperial, cientos de billones de guerreros
al servicio del Emperador, es una implacable organización de hombres,
tanques y armas que no descansarán hasta que los dominios del Imperio
estén a salvo de todos los enemigos de la Humanidad. Pero estos
valientes soldados no son los soldados sobrehumanos del Adeptus
Astartes, sino que son sólo hombres, muy valientes todos ellos, pero
equipados con poco más que con la fe al Emperador y el deber de su
causa. Aunque contra Demonios, alienígenas y este tipo de criaturas van
escasos de protección, la Guardia Imperial se mantiene firme. Sus
generales saben que pueden derrotar a todos sus adversarios, ya que con
sus infinitos regimientos de mando y soldados, y con la vida de sus
hombres, pueden detener cualquier invasión, así como el avance
necesario para conservar glorioso el Imperio del Hombre. Esta
es la Guardia Imperial. El mayor ejército nunca montado. Valientes
hombres, poderosas máquinas de guerra y el suficiente valor para
derrotar a cualquier enemigo. Con hombres así, ¿cómo es posible que
decaiga el Imperio del Hombre?
avatar
Draco Ignis
n00ber
n00ber

Masculino Reputación : 0 ORIONES ORIONES : 17
Pts de Aportes Pts de Aportes : 3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: mundo de warhammer

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.
Últimos temas
» Macro Charla
Miér Sep 28, 2011 10:01 pm por Edinson

» LIBRO DE PRESENTACIONES [USERS NUEVOS ENTRAR AQUI PRIMERO]
Jue Jun 23, 2011 10:00 pm por Edinson

» Soul Calibur: Broken Destiny
Mar Sep 08, 2009 5:32 pm por Squallconsolero

» Jurgo 4: El Loco [5 Oriones]
Mar Jul 14, 2009 6:54 am por Nexal

» Tutorial: Texto en Llamas
Mar Jul 14, 2009 6:51 am por Nexal

» Toyota Rav4
Mar Jul 14, 2009 6:43 am por Nexal

» Ayuda cn rotadores de firmas ¿?
Mar Jul 14, 2009 6:40 am por Nexal

» Rotador de Firmas Para Foros
Mar Jul 14, 2009 6:38 am por Nexal

» cumpleaños de los users
Mar Jul 14, 2009 6:30 am por Nexal